Cada vez que vas y vienes, cuenta